No importa cuánto incremente tu compañía los datos disponibles en tu tarifa, tú siempre acabas con ellos antes de fin de mes. Además del uso continuo que todos realizamos del smartphone, hay algunos trucos que podemos aplicar para intentar ahorrar megas:

-Actualizaciones con WiFi: La mayor parte de las aplicaciones instaladas en nuestros smartphones se actualizan de forma automática, lo que conlleva un gasto extra de datos. Por eso, es importante programar nuestro móvil para que se actualice únicamente cuando esté conectado a WiFi.

-Notificaciones: Notamos una vibración del móvil, miramos, es una notificación de cualquier red social, la eliminamos de la pantalla y volvemos a guardar el móvil. ¿Si no estamos realmente interesados en la notificación por qué la tenemos activa? Todas las notificaciones gastan megas y, si tenemos en cuenta todas las que nos llegan de las redes sociales, los datos diarios gastados siguen elevándose.

-Aplicaciones en segundo plano: Las aplicaciones actualizan sus contenidos en segundo plano cuando están conectadas a una red WiFi o móvil. Generalmente siguen descargando información. Si desactivamos esta opción ahorraremos datos y también batería pero debemos tener en cuenta que, si activamos esta opción, tampoco nos llegarán notificaciones.

-Los vídeos, grandes consumidores de megas: Los vídeos son grandes consumidores de datos y hemos de recordar que, desde hace tiempo, los vídeos de Facebook se reproducen automáticamente según entras a la red social. La reproducción de vídeos en streaming en HD puede consumir incluso 50MB por segundo, lo que puede derivar en 3GB en una hora.

La opción más viable para evitar esta reproducción automática es bloquearla desde la configuración de la cuenta de Facebook.

-Descargas de Whatsapp: esta aplicación ya es una parte de nuestras vidas y compartimos y recibimos contenido a través de ella de forma natural y casi inconsciente. Pero enviar y descargar fotos a través de esta aplicación también conlleva un gran consumo de datos que podemos, cuanto menos, controlar.

-Archivos de email: a la hora de abrir un correo electrónico, debemos saber que aquellos que cuentan con texto enriquecido consumen datos, al igual que al adjuntar y descargar los archivos que pueda llevar ese correo.

-Mapas offline: sabemos que las aplicaciones de mapas son tremendamente útiles pero tenéis que ser conscientes del alto gasto en datos que esto conlleva. Utilizar este tipo de aplicaciones sin conexión puede ser la solución.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies